¿Qué es la melanina y cómo podemos activarla para broncearnos?

¿Qué es la melanina y cómo podemos activarla para broncearnos?

Todas soñamos con lucir un bronceado radiante y saludable, pero la realidad es que no todas lo conseguimos con la misma facilidad. Mientras algunas se broncean rápidamente, otras parecen no adquirir color por mucho tiempo que pasen al sol. ¿Te suena familiar? A menudo, la culpa se la achacamos a la "melanina baja", pero ¿es realmente así?

La melanina, al fin y al cabo, es un pigmento que juega un papel fundamental en la salud y belleza de la piel. Por ello, es necesario que entiendas qué es exactamente la melanina, por qué es fundamental para nuestra piel y cómo podemos potenciar su producción de manera natural para obtener un bronceado envidiable. 

En LICO nos apasiona el cuidado de la piel y estamos comprometidos con desarrollar productos innovadores y eficaces que te ayuden a conseguir un bronceado perfecto y duradero. Viajamos por todo el mundo en busca de los mejores ingredientes naturales que estimulen la producción de melanina y brinden a tu piel la protección que necesita. Además, combinamos estos ingredientes con la última tecnología cosmética para crear fórmulas únicas que te sorprenderán por sus resultados. 

¿Qué es la melanina y para qué sirve?

La melanina es un pigmento natural producido por unas células llamadas melanocitos que se encuentran en la capa basal de la epidermis. Su función principal es actuar como escudo protector frente a la radiación ultravioleta (UV) del sol.

Cuando la piel se expone al sol, los melanocitos liberan melanina, que se distribuye por las células de la epidermis formando una especie de barrera protectora. Esta barrera absorbe la radiación UV, evitando que penetre en las capas más profundas de la piel y cause daños celulares.

¿Cuál es la función de la melanina y por qué es importante para la piel?

La melanina desempeña un papel importante en la protección de nuestra piel contra los efectos negativos del sol. Al absorber y dispersar la radiación UV, ayuda a prevenir el daño celular, el envejecimiento prematuro de la piel y el desarrollo de enfermedades cutáneas graves como el cáncer de piel. Además, la melanina es responsable de proporcionar el color y el tono de nuestra piel, lo que contribuye a nuestra apariencia única y atractiva.

¿Por qué algunas personas se broncean más que otras? Tipos de melanina

La cantidad de melanina que produce cada persona está determinada genéticamente. Existen dos tipos principales de melanina: eumelanina y feomelanina. La primera es la melanina más oscura y se asocia con pieles morenas y bronceadas. Por el contrario, la feomelanina es la melanina más clara y se asocia con pieles pelirrojas y rubias.

La cantidad de eumelanina y feomelanina que produce cada persona determina su fototipo de piel, que se clasifica en una escala del 1 al 6, siendo el 1 el más claro y el 6 el más oscuro.

Pero, ¿qué factores influyen en la producción de melanina?

  • Genética: es el factor principal que determina la cantidad de melanina que produce cada persona.
  • Fototipo de piel: las personas con fototipos de piel más claros (I y II) suelen tener menor cantidad de melanina y por lo tanto, se broncean con más dificultad.
  • Exposición al sol: la exposición al sol es el principal activador de la melanina.
  • Alimentación: algunos alimentos, como los ricos en betacarotenos, pueden ayudar a estimular la producción de melanina.
  • Estrés: el estrés puede afectar negativamente a la producción de melanina.

¿Qué tipos de pieles existen según la cantidad de melanina?

La clasificación de fototipos de piel se basa en la cantidad de melanina presente en la piel y cómo reacciona esta ante la exposición solar: 

  • Fototipo I: se caracteriza por pieles muy claras, con pecas y ojos azules o verdes. Por lo general, tienen cabello blanco, rubio o pelirrojo. Estas personas tienden a quemarse fácilmente y a broncearse mínimamente.
  • Fototipo II: comprende pieles claras, con pecas y ojos azules, verdes o avellanos, y suelen tener cabello rubio o castaño claro. Queman fácilmente y logran broncearse levemente, mostrando una sensibilidad moderada al sol.
  • Fototipo III: incluye pieles medias, con o sin pecas, y ojos verdes, marrones o avellanos. El cabello es generalmente castaño claro o castaño. Estas personas se queman con dificultad y logran un bronceado moderado.
  • Fototipo IV: caracterizado por pieles morenas, sin pecas, y ojos marrones o negros, y suelen tener cabello castaño oscuro o negro. Raramente se queman y se broncean fácilmente.
  • Fototipo V: corresponde a pieles muy morenas, sin pecas, y ojos marrones o negros, con cabello negro. Estas personas casi nunca se queman y se broncean mucho.
  • Fototipo VI: incluye pieles negras, sin pecas, y ojos marrones o negros, con cabello negro. Nunca se queman y se broncean muy intensamente.

¿Cómo activar la melanina para broncearse?

Como ya hemos dicho, la genética juega un papel determinante en la cantidad de melanina que produce cada persona, y por lo tanto, en su capacidad para broncearse. Si bien algunas personas se broncean con facilidad, otras parecen no adquirir color por mucho tiempo que pasen al sol.

Activar la melanina no es una tarea sencilla, pero tampoco imposible para aquellas que lo necesitan. Existen diversas estrategias que podemos adoptar para potenciarla y aumentar nuestras posibilidades de conseguir un bronceado dorado y duradero:

  • Exposición solar gradual: comienza con exposiciones cortas e incrementa el tiempo a medida que tu piel se broncea.
  • Alimentación rica en betacarotenos: consume alimentos ricos en betacarotenos como zanahorias, tomates, melocotones o espinacas, ya que estos precursores de la vitamina A estimulan la producción de melanina.
  • Hidratación constante: mantén tu piel hidratada bebiendo abundante agua y utilizando cremas hidratantes, ya que una piel hidratada broncea mejor.
  • Exfoliación regular: exfolia tu piel de forma regular para eliminar las células muertas y favorecer una producción uniforme de melanina.
  • Protección solar: es fundamental utilizar protector solar con un factor de protección solar (FPS) adecuado para tu fototipo de piel, incluso si tu objetivo es broncearte.

Consigue un bronceado responsable con fotoprotección

Broncearse de forma responsable es muy importante para proteger la salud de nuestra piel. Tenemos que ser conscientes en todo momento de que la exposición excesiva al sol puede provocar quemaduras, envejecimiento prematuro y, en casos graves, incluso cáncer de piel. Por ello, es fundamental adoptar medidas de protección solar mientras nos exponemos al sol.

Para conseguir un bronceado responsable te aconsejamos elegir un protector solar adecuado a tu fototipo de piel. Este debe ser alto y ofrecer protección tanto a rayos UVA como UVB. Eso sí, tienes que aplicar el protector de forma generosa y replicarlo con frecuencia.

Te aconsejamos usar la proteccion solar de LICO que ofrece una protección completa, además de diferentes beneficios. Elige la tuya según tu tipo de piel: FRESH SUN REPAIR si tu piel es mixta y grasa, o CALM SUN REPAIR si tu piel es seca y sensible. Asimismo, debes hidratarte mucho, utilizar ropa y complementos que protejan del sol, buscar la sombra y estar pendiente a las señales de tu piel.  

No te obsesiones con el bronceado. No por tener la piel más bronceada vas a estar más sana. Tu salud es lo más importante, por lo que protégete y disfruta del sol con moderación

Si tienes alguna duda, escríbenos por WhatsApp y te asesoramos encantadas. ¡Disfruta del sol y luce una piel sana y bronceada!

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.