¿Por qué existe tanta diferencia de precios en cosmética?

¿Por qué existe tanta diferencia de precios en cosmética?

No sé si te has preguntado alguna vez porqué existe tanta diferencia de precios en los productos cosméticos.

Es fácil encontrar cremas desde muy pocos euros en los lineales de un supermercado, hasta cosméticos que superan holgadamente los cien euros, en las estanterías de los espacios de mayor lujo.

Y en parte, muchos de estos cosméticos, con precios tan dispares, proclaman casi los mismos beneficios. Y a veces, hasta el uso de los mismos ingredientes.

Sin embargo, lejos de ser cierto que todos los cosméticos sean iguales, existen grandes diferencias en su fabricación que es importante conocer. Solo de este modo, podemos llegar a comprender las razones por la cual estas diferencias de precio son tan marcadas. 

Si te interesa la cosmética, y quieres aprender un poco más de los entresijos de este mundillo, te desgranamos a continuación 5 puntos que definen la calidad y los precios de un cosmético:

 

La preocupación por vernos bien hacen de la cosmética uno de los campos de la ciencia donde más se invierte en I+D.

 

La investigación y desarrollo de nuevos ingredientes

El mes pasado estuvimos en in-cosmetics global. La feria más importante del mundo en innovación cosmética. Donde se dan encuentro los laboratorios que trabajan en el desarrollo de nuevos ingredientes y activos cosméticos, con los formuladores de las marcas más punteras.

La preocupación por sentirnos bien con nosotros mismas, e intentar frenar el avance de los signos visibles de la edad, hacen de la cosmética uno de los campos de la ciencia donde más se invierte en investigación y desarrollo cada año. Solo en Europa, se cifra en 2.300 millones de euros la inversión en I+D cada año.

Como resultado, se obtienen nuevas tecnologías cada vez más eficaces, y sostenibles. Con fórmulas mejoradas, que actúan más y mejor sobre la piel. Al mismo tiempo que reducen o eliminan los problemas conocidos de los ingredientes cosméticos tradicionales.

Ahora bien, que puedas disfrutar de todos estos avances tecnológicos y todas estas horas de investigación científica, tiene un precio.

Existen grandes diferencias de calidad y eficacia en los ingredientes cosméticos. Incluso dentro de la misma familia.

Exactamente lo mismo que ocurre con el precio de las cremas, sucede en el mercado de activos cosméticos. Existen ingredientes bastante comunes, desde 100€ el kilo, hasta principios activos de última tecnología, que llegan a superar los 20.000€ por cada kilo de peso. 

Incluso dentro de una misma familia de ingredientes, las diferencias son muy notables, en función de la calidad, la concentración y las tecnologías de ingeniería cosmética aplicadas para multiplicar su eficiencia.

Por eso es importante identificar marcas que realmente utilicen tecnologías de última generación y que inviertan en ingredientes y activos de gran calidad a concentraciones elevadas.

 

El marketing en la industria cosmética

A pesar de que la calidad de los ingredientes juega un papel crítico, no es el único elemento que determina el precio final de un cosmético.

Las caras campañas de televisión o la publicidad a toda página en los lugares más destacados de las revistas más leídas, también están en relación con cómo se fijan los precios en los casos más extremos del lado contrario del espectro de productos cosméticos.

Sin duda, es muy importante dar a conocer un producto, y sus beneficios. Pero hay que encontrar un punto de equilibrio, entre el presupuesto asignado a las actividades de comunicación y las de inversión en desarrollo de nuevos productos.

 

La cadena de suministros en la cosmética

Otro punto a destacar es la cadena de suministros. Desde que un producto sale del laboratorio hasta que llega a las repisas de tu cuarto de baño, suele pasar por 4 eslabones de una cadena de distribución clásica: laboratorio, distribuidor, comercio y cliente final.

Mientras que este proceso no tiene implicación alguna en la calidad de un cosmético, sí que hace que los márgenes estén mucho más diluidos. Por eso el porcentaje que queda en el laboratorio, que es quien realmente tiene capacidad para aportar innovación y calidad, se ve reducido. Lo que puede redundar en que se limiten los presupuestos destinados a la innovación en el desarrollo del producto.

Internet y las redes sociales han roto las barreras entre consumidor final y fabricante. Nuevas marcas se están abriendo paso con un enfoque distinto. Donde el cliente final recibe el producto directamente desde el laboratorio. Esto permite una mayor capacidad para aumentar la inversión en ingredientes de mayor calidad y tecnologías de última generación.

También permite disfrutar de un producto más fresco. Y el contacto directo entre la marca y la cliente final, redunda en una mayor de velocidad a la hora de detectar necesidades, desarrollar nuevas soluciones cada vez más innovadoras y resolver dudas de manera directa.

 

La sostenibilidad en la industria cosmética

No se puede negar que existe cada vez una mayor concienciación en la sociedad sobre la protección del medioambiente. Y muchas industrias están en tela de juicio, por sus comportamientos poco responsables en el pasado. Prácticas, que en muchos casos se siguen dando hasta la fecha. La industria cosmética no es una excepción.

El uso de ingredientes de dudoso beneficio para la salud, poco respetuosos con el medioambiente, o el uso de plásticos en los envases, son algunos de los retos más conocidos a los que nos enfrentamos.

Existen soluciones en el mercado e ingredientes más innovadores, que consiguen resultados similares sin comprometer los puntos anteriores. Pero, al igual que en el primer punto, requieren una mayor inversión, que no todas las marcas están dispuestas a realizar. Por lo que es importante fijarse en marcas comprometidas en este sentido.

 

El desarrollo de la fórmula

Al igual que en la gastronomía, un buen plato, requiere de excelentes ingredientes. Pero sin la experiencia, buen hacer y atención por los detalles del chef, la elaboración final, no será merecedora de una estrella Michelin.

Saber formular adecuadamente los mejores ingredientes, establecer las concentraciones óptimas, buscar el equilibrio exacto entre cada uno de los ingredientes, y elegir con gusto y mimo las texturas y aromas para cada piel, es sin duda una parte fundamental de la elaboración de cualquier cosmético de máxima calidad.

No todas las marcas de cosmética disponen de personal especializado en investigación y desarrollo de productos.

La calidad de los ingredientes no es suficiente. Saber conjugarlos de manera óptima y controlar texturas y aromas, también es fundamental.

Hoy en día es relativamente fácil encontrar soluciones en el mercado que te suministran productos ya terminados o fórmulas poco trabajadas con ingredientes de tu elección, incluso de alta calidad. Esto sin duda, ayuda a reducir algunos costes, ya que se reduce la cantidad de horas de I+D y la necesidad de disponer personal cualificado propio. Pero, por otro lado, no da como resultado una cosmética diferenciada ni productos bien elaborados antes de salir al mercado.

Conoce LICO Cosmetics

Si te gusta la cosmética y quieres disfrutar a fondo de esta ciencia, te invitamos a conocer LICO Cosmetics. Un proyecto donde prima la innovación, y se cuida al máximo cada detalle de la cadena de producción. Desde la calidad de los ingredientes hasta la elaboración de las fórmulas. En LICO, Laboratorio de Ingeniería Cosmética, se trabaja con ingredientes naturales de la mejor calidad del planeta, que se combinan con técnicas más avanzadas de ingeniería cosmética, para multiplicar sus resultados. De esta manera, conseguimos dar solución de la manera más eficiente posible a tus problemas e inquietudes sobre tu piel.

Si tienes cualquier duda, haz click en el botón de Whatsapp y estaremos encantadas de darte un asesoramiento personalizado. También te invitamos a visitar nuestra tienda online para conocer en la práctica, nuestras soluciones a tus problemas de tu piel. 

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.